>

Expediciones punitivas:Colombia actuó ajustada al derecho internacional

Por Ernesto Poblet*

LiberPress Buenos Aires, 4 de Marzo de 2008 – Técnicamente la nación colombiana ha actuado de acuerdo a las normas del derecho internacional en el conflicto que se está desarrollando con sus vecinos Ecuador y Venezuela. Estas dos últimas naciones han violado ostensiblemente la normativa del derecho de gentes.

El ejército regular de Colombia incursionó en territorio ecuatoriano -pocos kilómetros de la frontera- en circunstancias de continuar la persecución de su declarado enemigo las llamadas “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia” (FARC). Se encuentra amparado en la figura de las “Expediciones Punitivas” que obedecen a un estado de necesidad. La falta de consenso con Ecuador se cubrió mediante la inmediata comunicación al gobierno del presidente Correa.

Las Farc, organización ilegal, usurpan desde décadas atrás una importante porción del territorio de la nación colombiana, mantienen un asentamiento agresivo, cuyo objetivo es apoderarse con violencia del gobierno de la República de Colombia mediante la toma por asalto del poder y someter a la población a sus designios. Se trata de una organización terrorista, violenta y absolutamente fuera de todos los cánones legales.

Los métodos utilizados por las FARC son expresamente repudiados por el derecho internacional público e incursos en flagrantes delitos previstos en los tratados internacionales, las constituciones normales de los pueblos y los respectivos códigos penales.

Las FARC cometen sistemáticamente actos aberrantes. Secuestran personas y grupos de personas, colombianas y extranjeras. Asesinan sin pudor mediante atentados a la luz pública y en frío dentro de sus horrorosos campamentos. Torturan física y psicológicamente a sus cautivos y exigen rescates extorsivos a sus familiares y amigos.Mantienen encadenados y bajo tormento a sus víctimas por lapsos extremadamente abusivos. La actitud de Chávez y Correa al proteger y fomentar la usurpación prolongada de un enorme territorio colombiano constituye una violación artera e insoportable del derecho internacional. El estado y el pueblo colombiano no han podido reprimir a los terroristas en razón de los rehenes que éstos mantienen cautivos para efectuar la repugnante extorsión consistente en ejecutar esas inocentes vidas humanas.

Sumado a este inaudito espinel de sádicos delitos, las Farc han incorporado -desde un lejano tiempo a esta parte- uno de los flagelos más peligrosos y dañinos para la humanidad: el narcotráfico. Los regímenes gubernamentales vecinos y otros que apoyen esta banda armada pasan automáticamente a ser cómplices de los delitos que cometen.

En el caso de Venezuela y el régimen del presidente Chávez se trataría de una participación más directa. Por sus actitudes y actividades el coronel Chávez ha asumido responsabilidades que lo colocan en la categoría de autor por instigación de todos los actos de las Farc. Agrávase por sus propias actitudes de indisimulada propensión a la guerra contra la nación colombiana y la constante perturbación que sustenta hacia las relaciones internacionales en la región americana y en el mundo.

LA EXPEDICIÓN PUNITIVA EN LA FRONTERA DE ECUADOR

En las zonas fronterizas de estados vecinos, históricamente se han producido acontecimientos de incursión de tropas de un país en territorio de otro. Los casos más comunes consistían en la persecución y castigo de individuos armados que, saliendo en grupos y ante la impotencia de las autoridades para alcanzarlos, no les quedaba otro remedio que continuar la persecución en el otro territorio hacia adonde huían. Estas llamadas “Expediciones Punitivas” fueron motivo de investigación y clasificación por el derecho internacional público. En principio, toda expedición punitiva implica un acto de intervención. Por lo tanto, el caso ha requerido algún estudio considerable en los tratados y la doctrina.

La primera condición que requiere la doctrina internacional para la justificación de este acto jurídico intervencionista es la comisión de actos delictuosos. Esos actos los realizan grupos armados procedentes del territorio de un estado extranjero. Los delitos han sido ejecutados en el territorio del estado que acomete la expedición punitiva. Vale decir, en el caso que nos ocupa los delitos los cometieron los terroristas de las Farc en territorio de Colombia. A nadie se le ocurriría negar los actos delictuosos de esta organización exhibidos intensamente por la prensa, videos televisivos, relatos escalofriantes de rehenes, prisioneros fugados, desertores, etc. Es tan siniestro como negar el holocausto del pueblo judío.

Prevé también el derecho internacional la imposibilidad de castigar las acciones punibles por impotencia manifiesta de las autoridades nacionales del estado de procedencia. Es evidente que Colombia a lo largo de décadas no ha podido reprimir la actividad delictiva de las Farc. Por circunstancias muy evidentes no hubiera sido posible una reclamación diplomática en forma. No sabemos si Colombia tendría certeza muy anterior acerca de operaciones o asentamientos de las Farc en territorio ecuatoriano. Pero sí es cierto que la nación colombiana a brevísimo tiempo de la expedición punitiva se dirigió formalmente expresando sus excusas y disculpas a Ecuador, nación con la cual mantenía relaciones diplomáticas normales.

El presidente ecuatoriano contestó al pedido de Colombia con manifestaciones fuera de lugar y descubriendo una parcialidad de sospechosa vinculación con la organización rebelde y delictiva. La poco feliz expresión del presidente Correa al argüir que el fallecido terrorista Raúl Reyes y sus acompañantes “permanecían durmiendo” –de ser cierto ésto- implicaría un reconocimiento de protección al asentamiento de la banda armada en territorio ecuatoriano. La actitud correcta de un gobernante en relaciones normales con sus vecinos sería cooperar con la paz y la seguridad del otro estado. Ecuador no sufrió daños materiales.

Llama la atención la posición extraña y apresurada que asume el estado argentino frente a estas circunstancias. Ha actuado como si el presidente Álvaro Uribe fuese el captor de los rehenes, el torturador de las víctimas, el violador de los derechos humanos y el provocador de los conflictos, hasta sería el narcotraficante según pintorescas declaraciones de Chávez.

El derecho de las expediciones punitivas tiene su inicio en Estados Unidos entre 1854 y 1877. Invasiones indias o bandas rebeldes ocupaban zonas estadounidenses procediendo de territorio mexicano. Los dos estados acordaron la autorización de la entrada recíproca de fuerzas armadas de uno u otro país en el territorio del otro.

Pero el más famoso caso se protagonizó entre el general norteamericano John Pershing durante la persecución de Pancho Villa en territorio mexicano. Villa había asaltado un tren en Estados Unidos y mató a todos los viajeros. En acuerdo con el gobierno de México el general Pershing recorrió gran parte del norte de ese país en busca del agresor. Jamás pudo hallar las huestes del caudillo mexicano. La gesta duró desde 1916 hasta 1919. Al preguntársele a Pancho Villa cómo logró esquivar el acecho del estadounidense contestó con cierta sonrisa: “Nos pusimos detrás de ellos y los seguimos a una distancia prudente, hasta que se fueron…”

VIOLACIONES AL DERECHO INTERNACIONAL DE CHÁVEZ Y CORREA

Los dos mandatarios han incursionado en asuntos internos de Colombia. Ambos protegen y permiten asentamientos en sus países de una organización terrorista que se hace llamar “fuerzas armadas revolucionarias de Colombia”. Chávez se ha manifestado ante el orbe pidiendo agresivamente el reconocimiento de la legitimidad de la organización armada y delictiva siendo éste un conflicto interno de la nación vecina. Por su parte Correa acaba de admitir la presencia de terroristas que “duermen” en sus territorios a los cuales evidentemente protege por el énfasis sobreactuado de su reacción.

La expedición punitiva realizada por el ejército colombiano ha probado su legítima defensa en base a un evidente estado de necesidad. La documentación encontrada en poder de Raúl Reyes acreditó la razón de sus actos por parte de Colombia. A todo esto hay que agregar el descubrimiento en computadoras de las Farc de la compra de 50 ks. de uranio por la organización terrorista, los dineros “facilitados” por Chávez a la guerrilla y la entrega de armas. Estos documentos confirman absolutamente los resultados de las investigaciones del diario El País de Madrid. Lo cual demuestra la gravísima conducta del mandatario venezolano.
*Historiador – Fue profesor adjunto de Derecho Internacional de la Universidad de Buenos Aires


La caminata de 23 días de un político argentino junto a Raúl Reyes, cruzando el corazón de la selva colombiana

El histórico secretario general del PC argentino, Patricio Etchegaray, contó a perfil.com los detalles de esa aventura.

04.03.2008 | 21:20 – Perfil

Patricio Etchegaray junto a Raúl Reyes.

Patricio Etchegaray junto a Raúl Reyes. | Fuente: Gentileza Patricio Etchegaray

Casi como un acontecimiento épico, el secretario General del Partido Comunista (PC), Patricio Etchegaray, relató su encuentro en la selva colombiana con Raúl Reyes, uno de los líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), asesinado durante un incursión del ejército colombiano en Ecuador la semana pasada.

En diálogo con Perfil.com, el dirigente del PC argentino contó desde el inicio su relación con Reyes, la cual se remonta a la década del setenta, cuando lo conoció en un congreso de la Juventud Comunista Colombiana (JUCO).

“A Reyes lo conocí en un congreso de la JUCO. En ese entonces, las FARC eran parte orgánica del partido”, vínculo que se quebró en los ochenta.

Representante de las FARC en el

exterior, Reyes visitó la Argentina en los noventa , donde vino a difundir la propuesta para una solución pacífica del conflicto colombiano, que significaba la creación de una “zona de exclusión” desmilitarizada, que se extendía en 40.000 kilómetros cuadrados.

Etchegaray contó que luego de encontrarse con Reyes en el país, viajó a Colombia con José Luis Merino (alias Ramiro Vazquez), comandante histórico del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador. Allí, tras encontrarse con el dirigente de la FARC, caminaron 23 días para reunirse con Manuel Marulanda, líder de la organización armada colombiana.


“Yo creí que el marxismo era la solución, pero cambié a tiempo”

Estimados amigos,

Comparto una entrevista que me hicieron para el diario Clarín. Les dejo parte de la misma y el link para que la puedean leer completa.

Saludos para todos,

Ahora que Macri volvió a Boca, no le dan ganas de meter mano en San Lorenzo para sacarlo del pozo?

-(Risas) No… Sufro los resultados de San Lorenzo, pero frente a esa situación las autoridades deberán hacer su tarea. La locura de cambiar todo en momentos de adversidad no es bueno.

-¿Por los últimos resultados, quién está más cerca del retiro: López Murphy de la política o Ramón Díaz de San Lorenzo?

-Yo nunca pensé en retirarme y dejar de ser vocero de una visión del mundo, que es la que prevalece en todos los países exitosos.

-O sea que Ramón dura menos…

-No, tampoco creo. Ha habido una dosis de mala suerte. Espero que ellos se recuperen igual que espero que Recrear se recupere.

-Siguiendo con la metáfora futbolística ¿San Lorenzo es tan dependiente de la plata de Tinelli como el país de la soja?

-Diría que San Lorenzo es menos dependiente de ningún mecenas que de lo que es el país de la soja y del resto de los commodities. Si los precios volvieran al nivel del 2001, la situación de la Argentina sería más difícil que en esa época, porque la economía está peor organizada.

-¿En qué aspectos?

-Por ejemplo, es un disparate tener un tren de alta velocidad y no tener los trenes urbanos en mejores condiciones. Yo invito a los Kirchner a viajar en tren para que sepan cómo están.

-¿Que diría Cristina?

-Tendría un shock extraordinario. Yo leo en los trenes. Ella no debe viajar desde joven, cuando vivía en Tolosa y yo en City Bell.

-¿Es cierto que en la Universidad de La Plata usted a los Kirchner los corría por izquierda?
-No se destacaban tanto, pero estaba Kunkel, que era el jefe de ellos. En el contexto cultural de ese tiempo, yo tenía una enorme preocupación por la desigualdad y la pobreza. La sigo teniendo, pero entonces la resolución del problema tenía un sesgo de simplismo, que fui perdiendo a medida que estudié economía.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: