>

Monday, March 03, 2008

McCain necesita lugarteniente

George Will

Tres gobernadores con dos mandatos acumulados cada uno podrían ayudar a McCain, incluyendo a Haley Barbour de Mississippi, de 60 años, que tiene dos características de las que carece el senador: un historial conservador impecable y un talante cordial.

“¿Cree que aceptaría?” Esa fue la primera pregunta que hizo Ronald Reagan cuando, 24 días antes de la convención republicana de 1976, su director de campaña sugirió que nombrase de inmediato al senador de Pennsylvania Richard Schweiker como su segundo en la presidencia. En aquellos momentos Reagan estaba ligeramente por debajo del presidente Gerald Ford en el recuento de delegados a fin de arrebatarle la nominación. Tres días más tarde, Schweiker se unió a su candidatura. El movimiento estaba diseñado para liberar a algunos de los delegados de Ford, particularmente entre los 103 de la delegación de Pennsylvania (Schweiker era uno de ellos), y evitar que Ford se asegurase la nominación antes de la convención de Kansas City.

Un joven columnista inexperto y sin el menor sentido común (un tal George Will) criticó la táctica como “bufonada”, pero funcionó: Walter Cronkite retiró lo que habría sido la noticia de cabecera de esa noche en la CBS afirmando que la nominación estaba garantizada, y la batalla prosiguió hasta la convención.

Hoy, Hillary Clinton podría contemplar una maniobra in extremis similar: las primarias del 22 de abril de Pennsylvania podrían ser decisivas, y el gobernador Ed Rendell está abierto a la posibilidad. Pero hasta la fecha sólo John McCain está seguro de que necesita un segundo en la lista, y sus opciones están limitadas por sus necesidades y su naturaleza.

McCain necesita a alguien que le ayude a ganar y a ser un presidente plausible durante los próximos cuatro años. Lleva en Washington más tiempo que Clinton y Barack Obama juntos. Como es costumbre, pero más aún hoy, Washington es considerado un lugar inicuo, gracias en parte a que McCain, nuestro crítico nacional, informa incesantemente al país de que su capital se encuentra inmersa en “la corrupción”.

Sería tranquilizador que eligiera un candidato con más experiencia ejecutiva que la de la oficina de un senador. De manera que un senador que de otra manera se consideraría bien capacitado, como la señora Kay Bailey Hutchison, podría no ser conveniente.

Además, McCain, que contaría 72 años el primer día de su mandato presidencial, podría necesitar a alguien más joven. Lo cual evitaría la elección de Colin Powell, de 70 años. Asimismo, una lista McCain -Powell soslayaría los asuntos nacionales, a los cuales Powell nunca se ha dedicado profesionalmente y por los que McCain rara vez se ha preocupado.

En política, la gratitud es algo opcional, aunque admirable, y McCain está en deuda con el gobernador de Florida, Charlie Crist, de 51 años, que lo apoyó la víspera de las primarias de su estado. Dado que los desastrosos resultados recientes del Partido Republicano de Ohio harán difícil que McCain conserve los 20 votos electorales de ese estado que ganó Bush, tiene que conservar los 27 de Florida. Crist ganó las primarias republicanas para gobernador en 2006 con un 64% de los votos contra 33%, un éxito incluso cuando se tiene en cuenta que, como escribe Michael Barone en su Almanaque de la política americana, esas elecciones fueron notablemente desagradables: “Un candidato fue atacado a la vez por homosexual y por tener un niño fuera del matrimonio.”

Crist sigue siendo popular, pero no más que su predecesor, Jeb Bush, de 55 años. Bush, sin embargo, parece decidido a tomarse un período sabático de la política. Y podría parecer tribal tener a un Bush en los comicios nacionales por séptima vez en ocho elecciones.

Tres gobernadores con dos mandatos acumulados cada uno podrían ayudar a McCain, incluyendo a Haley Barbour de Mississippi, de 60 años, que tiene dos características de las que carece el senador: un historial conservador impecable y un talante cordial. Su actuación en los días posteriores al Katrina fue evidentemente competente. Como director político de la Casa Blanca de Reagan y como presidente nacional del partido entre 1993 y 1997, cuando los republicanos pusieron fin a 40 años de control demócrata de la Cámara de Representantes, Barbour demostró delicadeza política y una agradable ausencia de aires de superioridad moral, rasgos que McCain necesitaría tener cerca.

Lamentablemente, Barbour también fue miembro de un grupo de presión durante un tiempo, y el derecho a “solicitar al Estado una compensación de agravios” es otra parte de la Primera Enmienda que al co-autor de McCain-Feingold no le parece particularmente interesante.

El gobernador de Carolina del Sur Mark Sanford, de 46 de años de edad, tiene más de rebelde que McCain. Sanford critica al partido en su estado por ser insuficientemente conservador. Su frugalidad le ha tenido de uñas con el poder legislativo, controlado por los republicanos. Su populismo es un gusto adquirido –no debió haber metido a esos dos cerdos vivos en la sede del Legislativo para expresar su desagrado hacia el “pork”, o apropiación de fondos para proyectos locales–, pero es partidario de expandir la libertad de educación, eliminar el impuesto estatal sobre la renta y, a nivel nacional, reformar las prestaciones sociales.

Finalmente, Tim Pawlenty, por Minnesota, de 47 años, es co-presidente nacional de la campaña de McCain. El suyo es el único estado (10 votos electorales) que se ha convertido en demócrata en el transcurso de las últimas ocho elecciones presidenciales. El candidato que obtenga la mayoría de los votos electorales en el valle del Mississippi suele ganar la Casa Blanca. Pawlenty es un político de centro-derecha. Además, los Minnesota Twins abrirán un nuevo estadio en el 2010 porque él ayudó obteniendo fondos públicos para su construcción, una práctica que los americanos de pro deploran en teoría, aunque en la práctica la disfruten.


Colombia encuentra documentos que vinculan a Rafael Correa con las FARC

La relación entre Ecuador y Colombia se deteriora por momentos. El Gobierno de Colombia ha encontrado dos documentos que vinculan al Gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con los terroristas de las FARC, desmembrada tras la muerte del terrorista Raúl Reyes en una operación impulsada por el Gobierno colombiano. También han encontrado menciones permanentes al presidente Hugo Chávez.

El director de la Policía Nacional colombiana, Óscar Naranjo, mostró el informe preliminar tras procesar abundante material documental de los ordenadores hallados en poder del terrorista Raúl Reyes y que refleja que “Ecuador estaba interesado en oficializar las relaciones con las FARC”, en las conversaciones mantenidas por Reyes y el ministro de Seguridad ecuatoriano, Gustavo Larrea.

La Policía encontró un documento fechado el 28 de febrero de este año donde Raúl Reyes reitera a los miembros del secretariado la necesidad de avanzar en la respuesta a este contacto, el emisario de Correa, el ministro Larrea. “Por esta razón estimamos que los interrogantes derivados de este documento necesitan respuestas concretas que despejen ante Colombia y el mundo cuál es el estado de la relación del Gobierno ecuatoriano con un grupo terrorista como las FARC y por qué razón se produjeron entrevistas y contactos personales con Raúl Reyes en territorio colombiano o ecuatoriano”, explicó Naranjo.
“Relaciones que, en nuestra opinión, afectan a la seguridad nacional colombiana y dejan en entredicho la conducta del Gobierno ecuatoriano”, añadió el general Naranjo, quien reiteró que Larrea y Reyes habrían mantenido contactos directos para un acercamiento más estrecho entre las FARC y el Gobierno de Ecuador, ya que otro documento describe acuerdos, propuestas y entendimientos de esas reuniones, “así que concluimos que Reyes desarrolló una agenda con Ecuador”, recalcó Naranjo.
En el análisis preliminar también encontraron menciones al Gobierno venezolano y menciones permanentes al presidente Chávez. Concretamente en un párrafo de un documento fechado el 18 de enero en el que se describe la importancia de “dar fuerza al audaz reconocimiento de beligerancia de Chávez hacia las FARC y al ELN, que tanta fobia y desconcierto causó en Uribe”.

Clinton y Obama pelean cabeza a cabeza el triunfo en las primarias en Ohio y Texas

Hillary Clinton, la senadora por Nueva York intenta “suavizar” su imagen en programas televisivos de humor en las horas previas a las trascendentales primarias . Las últimas encuestas señalan que Obama sigue remontando terreno en los estados clave de Texas y Ohio. Una doble victoria allí de Obama dejaría a Clinton sin opciones para la nominación demócrata.

Clinton, luchando por mantener a flote su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos tras 11 triunfos consecutivos de Obama, necesita desesperadamente imponerse en estados grandes si desea quedarse con la nominación demócrata para la elección presidencial de noviembre.

Obama, senador por Illinois, tiene una ligera ventaja sobre Clinton en ambos estados, aunque ese liderazgo está dentro del margen de error de la encuesta, que es de poco menos de 4 puntos porcentuales.

De acuerdo a una encuesta de Reuters/C-SPAN/Houston Chronicle difundida el lunes, Obama se impone por 47 por ciento a 44 por ciento en Texas, luego de que Clinton subiera un punto en la encuesta elaborada por Zogby International. Y también lidera con el 47 por ciento contra el 45 por ciento en Ohio, revirtiendo la ventaja de 1 punto que Clinton tenía el domingo.

El senador, que podría convertirse en el primer presidente negro de los Estados Unidos, ha logrado revertir en las últimas dos semanas grandes desventajas en ambos estados, pero en los últimos días cada uno de los candidatos se ha mantenido sin grandes cambios.

El senador MacCain sin competencia

En el lado republicano, el senador John McCain afronta una reducida competencia del ex gobernador Mike Huckabee y, si gana de forma clara el martes, logrará acercarse a los 1.191 delegados que necesita para la candidatura presidencial.

McCain, senador por Arizona, está cada vez más cerca de asegurarse la nominación republicana, ya que acumula una gran cantidad de delegados, encargados de determinarla en la convención nacional partidaria.

McCain se impone a Huckabee 61 por ciento a 28 en Ohio y 53 por ciento a 33 en Texas. El otro candidato republicano aún en carrera, Ron Paul, cosecha el 6 por ciento en Texas y el 5 por ciento en Ohio.

LIGAS DE VENEZUELA Y ECUADOR CON LAS FARC

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: