> McCain y América Latina

Los asesores de asuntos latinoamericanos más influyentes del probable candidato republicano John McCain tienen algo en común: casi todos son cubanoamericanos del estado de Florida.

Los colaboradores más cercanos a McCain advierten que aún es demasiado temprano para decir quiénes son los asesores de asuntos latinoamericanos del candidato, y agregan que todavía no se ha creado un equipo oficial de asesores.

Pero cuando se les pregunta quiénes han estado asesorando a McCain durante los últimos meses en temas regionales, mencionan al senador cubanoestadounidense de la Florida, Mel Martínez y a los congresistas del mismo origen Lincoln Diaz-Balart, Mario Díaz-Balart e I-

leana Ross Lehtinen.

De hecho, cuando McCain partició en el foro de candidatos republicanos del 9 de diciembre, emitido a nivel nacional por la cadena Univisión –cuya audiencia principal está constituida por latinos de ascendencia mexicana–, hizo gran parte de su preparación para el debate en una cena de trabajo la noche anterior con los tres congresistas cubanoamericanos. La comida fue ofrecida por la recaudadora de fondos republicana de origen nicaragüense Ana Navarro.

Asimismo, los tres congresistas y el senador Martínez también han asesorado a McCain en otras ocasiones en las que el aspirante republicano ha hecho discursos sobre asuntos latinoamericanos.

”Para mí es un privilegio asesorarlo, porque es un extraordinario patriota”, me dijo el viernes Lincoln Diaz-Balart. “Hablamos con él con frecuencia, no sólo sobre Cuba, sino sobre todo el hemisferio”.

McCain tiene un gran afecto por los tres congresistas de Florida, porque lo apoyaron cuando su candidatura parecía condenada al fracaso, dicen sus asesores. A su vez, el senador Martínez forjó una estrecha relación con McCain en el Senado, donde Martínez fue un defensor clave de la ley de reforma inmigratoria propuesta por McCain.

El anuncio de Martínez de que apoyaba a McCain poco antes de las primarias del 29 de enero en Florida contribuyó también a la aplastante victoria que logró McCain entre los hispanos del estado. Gran parte del aparato político cubanoestadounidense de Florida, encabezado por el ex presidente del partido republicano del estado, Al Cárdenas, había respaldado a Mitt Romney.

¿Sería bueno para América Latina una presidencia de McCain? Los colaboradores del probable candidato republicano resaltan que McCain nació en Panamá; que viene de Arizona, un estado fronterizo cuya economía está estrechamente ligada a la de México, y que ha viajado “docenas de veces“ a Latinoamérica, mucho más que los aspirantes a la candidatura demócrata, Hillary Clinton y Barack Obama.

Además, entre los aspirantes republicanos, McCain ha sido el más partidario de ofrecer una vía a la legalización a millones de trabajadores indocumentados en Estados Unidos, aunque en las últimas semanas haya dado un poco marcha atrás en el tema. McCain es también un firme partidario del libre comercio con Colombia y otros países latinoamericanos, mientras que Clinton y Obama tienen reservas respecto de algunos países.

Y a juzgar por lo que McCain me dijo en una entrevista el año pasado, también podría despertar algunas simpatías en Brasil, Argentina y otros exportadores agrícolas latinoamericanos. En esa oportunidad, McCain me dijo que está en contra de los subsidios agrícolas estadounidenses, especialmente los destinados a los productores de azúcar norteamericanos en detrimento de los consumidores estadounidenses y de los exportadores latinoamericanos.

Mi opinión: McCain sería, entre los aspirantes republicanos, el mejor –o el menos malo– para Latinoamérica y los hispanos de Estados Unidos. A diferencia de otros, como Mike Huckabee, no está reclamando la deportación masiva de los trabajadores indocumentados. La demagogia antiinmigración de Huckabee y Romney ha contribuido a crear un clima antihispano en gran parte del país, y las propuestas de Huckabee y Romney podrían perjudicar severamente las economías de México y Centroamérica, que reciben enormes sumas en remesas familiares.

Y el firme apoyo de McCain al libre comercio también sería muy bien recibido en varias naciones latinoamericanas ansiosas de aumentar sus exportaciones al mercado más grande del mundo.

Sin embargo, no creo que McCain logre cautivar a los hispanos de Estados Unidos, ni a Latinoaméica: las posturas antiinmigrantes de la mayoría de los políticos republicanos han convertido al partido de McCain en políticamente radioactivo para los hispanos, y para los latinoamericanos en general.

Y a diferencia de Obama y de Clinton –en ese orden– a McCain le resultaría muy difícil vender la idea de que puede restaurar la maltrecha imagen de Estados Unidos en el mundo. A pesar de su carisma personal, su apoyo al fiasco de la guerra de Irak y sus ideas moldeadas durante la Guerra Fría le harían difícil presentarse como el candidato del cambio, y una brisa de aire fresco en Washington DC.

Probablemente, este sea el mayor problema de McCain. A menos que se produzca un nuevo susto terrorista –que pondría las credenciales de héroe militar de McCain en el centro de la escena política– es difícil imaginar que McCain podría superar estos escollos.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: