> La visión de Latinoamérica en EEUU

No es extraño que los candidatos presidenciales de ambos partidos casi no hayan mencionado a Latinoamérica en sus debates televisados hasta el momento: las encuestas revelan que para la enorme mayoría de los estadounidenses América Latina es una de las regiones menos importantes del mundo.

Antes de analizar por que esta creencia generalizada es un grave error, en parte causado por la cruzada antiinmigrante de algunos presentadores de noticias de CNN y Fox News,echemos un vistazo a una nueva encuesta de Zogby Internacional sobre cómo los estadounidenses perciben a Latinoamérica. Entre los resultados se cuentan:

Ante la pregunta de cuál es la región del mundo más importante para los intereses de Estados Unidos, 42.5 por ciento de los encuestados dijo que el Medio Oriente, 20.3 por ciento dijo Asia (China y Japón), 12.5 por ciento eligió a Europa y Rusia, y solo 7.3 por ciento respondio Latinoamérica. Solo el sur de Asia (India), Africa y el Pacífico Sur (Australia), quedaron por debajo de Latinoamérica.

Cuando les preguntaron si creen que la mayoría de los gobiernos latinoamericanos son amistosos u hostiles hacia Estados Unidos, 31 por ciento respondió que la mayoría de los gobernantes latinoamericanos son antiestadounidenses, 28 por ciento dijo que son proestadounidenses, y 31.5 por ciento dijo que no son ninguna de las dos cosas.

Ante la pregunta de cuáles son los países más amigos de Estados Unidos, 42 por ciento dijo México, 34 por ciento dijo Costa Rica, 32 por ciento dijo Brasil, 21 por ciento optó por República Dominicana, 18 por ciento por Argentina, 14 por ciento por Colombia, 12 por ciento por Chile, 8 por ciento por Perú y 1.6 por ciento dijo Venezuela.

Cuando les preguntaron si creen que el tratado de libre comercio de 1994 con México y Canadá es bueno o malo para Estados Unidos, 48 por ciento dijo que es malo, y 27 por ciento que es bueno.

Preguntados sobre si Latinoamárica es una región que muestra signos de modernización o de estancamiento económico, 47 por ciento dijo que la región está estancada, mientras 28 por ciento dijo que se está modernizando.

La nueva encuesta corrobora los resultados de una encuesta similar de Zogby realizada el año pasado, que revelaba que sólo 20 por ciento de los estadounidenses está familiarizado con el presidente mexicano Felipe Calderón, y que sólo 10 por ciento tiene conocimiento del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Ante todos estos datos, no resulta sorprendente que Latinoamérica casi no haya figurado en los debates republicanos y demócratas, salvo en esporádicos cruces verbales sobre la inmigración. E incluso este tema está siendo tratado como un asunto doméstico, centrado en la necesidad de controlar las fronteras, y no en la urgencia de contribuir al desarrollo económico latinoamericano para reducir las presiones migratorias.

”Este año Latinoamérica ha recibido menos atención que en cualquier momento del pasado”, me señaló Peter Hakim, director del centro de estudios Diálogo Interamericano. “Y habría que agregar que tampoco se le ha prestado mucha atención en el pasado”.

A diferencia de lo ocurrido en las décadas de 1980 y 1990, cuando las crisis financieras latinoamericanas estremecían el sistema bancario estadounidense o las guerras de América Central ocupaban los titulares de los periódicos, a Latinoamérica le está yendo relativamente bien. Los estadounidenses no están preocupados por Latinoamérica, ni se sienten amenazados por la región, dijo Hakim.

”[El presidente venezolano Hugo] Chávez es visto como una molestia, más que como una amenaza”, dijo Hakim. “Cuando uno va al Congreso y habla sobre Chávez, la gente mira para arriba”.

Mi opinión: los resultados de la encuesta reflejan lo que los estadounidenses leen en los periódicos sobre Latinoamérica, es decir, casi nada. En la mayoría de los casos, los medios estadounidenses aún tiene que digerir el hecho de que los hispanos son el bloque étnico más grande del país, y que constituirán una audiencia cada vez más importante.

En rigor, Latinoamérica es la región del mundo que afecta más directamente la vida cotidiana de los estadounidenses, ya sea en lo que se refiere a la inmigración, el comercio, el medio ambiente o el petróleo. ¿Cuántos norteamericanos saben que Estados Unidos importa más petróleo de México que de Arabia Saudita?

Y, por irónico que parezca, en un mundo cada vez más dividido en bloques comerciales regionales, una América Latina más próspera podría ser la mayor oportunidad de Estados Unidos para construir un bloque regional que la ayude a revertir su pérdida de peso económico en el mundo a largo plazo. ¿Cuántos estadounidenses saben que este país exporta cuatro veces más a América Latina que a China?

El fallecido columnista de The New York Times James Reston dijo una vez que ”los estadounidenses harían cualquier cosa por Latinoamérica, menos leer sobre ella”. Pues bien, eso cambiará con el tiempo, a medida que los medios de comunicación harán mayores esfuerzos para capturar al público hispano. Pero hasta ahora, eso no ha pasado.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: