>Ideas al vuelo

Si nos pudiésemos “desocupar”…

Ricardo Medina Macías

Una inopinada reflexión navideña: El paraíso no consiste en el pleno empleo, sino en la plena disposición.

El Papa Benedicto XVI hizo esta Navidad una pregunta inquietante, al menos inquietante para mí y supongo que para muchos más: “¿Tenemos tiempo y espacio para Dios?, ¿puede Él entrar en nuestra vida?, ¿encuentra un lugar en nosotros o tenemos ocupado todo nuestro pensamiento, nuestro quehacer, nuestra vida, con nosotros mismos?”.

La pregunta la leí, como al pasar, entre los variados titulares de la información del día – un puente que se cayó en Nepal, causando once muertes o las especulaciones inciertas sobre el incierto futuro de la economía o la galantería de Sarkozy en idilio con la cantante Carla Bruni – y deliberadamente me la salté porque me había hecho el propósito de no incurrir en la consabida reflexión navideña que se hace porque así lo marca el calendario convencional y porque entramos, en estos días de ocio reglamentado, en una zona de informaciones y discusiones de “baja intensidad”… Pero ya era demasiado tarde: La pregunta de ese señor sumamente inteligente que antes se llamaba Joseph Ratzinger y hoy se llama Benedicto XVI, se me coló al subconciente y empezó a importunar.

Esas preguntas inoportunas son un fastidio. Un dolor de muelas intelectual para el que no hay analgésicos. ¿Por qué tiene que venir a importunarme la pregunta del Papa – cosas así, finalmente, dicen todos los sucesores de San Pedro todas las navidades y no pasa nada- cuando yo estoy ocupado? Es una pregunta endiabladamente – disculpen el adverbio- tramposa, porque justamente se nos hace a quienes estamos ocupados al ciento por ciento, a quienes no tenemos ni espacio ni tiempo para meditaciones religiosas…La trampa, digo, consiste en preguntarnos, como el amigo que nos marca a media mañana, en medio de mil tareas, al teléfono celular, y nos suelta la pregunta de rigor: “¿Estás ocupado?”, lo cual quiere decir: “¿Estás haciendo algo tan imprescindible que no tienes tiempo para escucharme?”

Y viene el Papa, encargado del conmutador, y me dice que ahí está otra vez, como todos los años, al teléfono, buscándome, ¡nada menos que Dios! “¿Otra vez?, ¿y ahora qué quiere?, ¿no le puedes decir que le marco más tarde, que ahorita estoy ocupado?”…

¡Vaya que es insistente! Ya lo sabía Lope de Vega cuando le preguntaba: “¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?”

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: