>

El secreto chileno: ¿reformas liberales o consenso político?

A su regreso de la cumbre presidencial en Santiago, el presidente de Costa Rica Oscar Arias repitió una y otra vez que Chile es el país a seguir en la región. Hace poco más de un mes también visité ese país por primera vez y quedé sumamente impresionado por el nivel de desarrollo de los chilenos, bastante superior a lo que he visto en otros países latinoamericanos.

De tal forma que Oscar Arias realizó un diagnóstico adecuado: hay que imitar a Chile. Sin embargo su prescripción parece incompleta: según Arias, imitar a Chile significa firmar acuerdos de libre comercio a diestra y siniestra. Aquellos que hemos leído un poco sobre el “milagro” chileno sabemos que el avance logrado por ese país no radica únicamente en la firma de TLCs, sino también en otras políticas públicas de corte liberal como la reforma al sistema de pensiones, una magnífica ley de concesión de obra pública, apertura de monopolios estatales, independencia del Banco Central, entre otras.

Esto me llevó a invitar a nuestro colega chileno Ángel Soto a que escribiéramos un artículo sobre cómo Chile es más que TLCs. Sin embargo Ángel me sorprendió con otro enfoque. El secreto chileno, me dice él, no son las reformas liberales implementadas, sino el consenso político alcanzado alrededor de las mismas.

Consenso liberal

La disyuntiva no es consenso o reformas liberales y el “secreto chileno” no está en esos aspectos. Primero, porque no es un secreto que para salir del subdesarrollo el único camino es emprender las reformas pro democracia y mercado. Sin embargo, la estabilidad en el caso chileno, léase su éxito, está en que junto con contar con un marco institucional y un estado de derecho que garantiza su permanencia, estas reformas fueron fruto de un consenso a nivel de las élites producto de la verdadera transformación mental que vivió Chile. Ahi está la clave y la diferencia con el resto de la región. Un sector del socialismo asumió la democracia y el mercado, mientras que la derecha tradicional había abandonado bastante antes el nacionalismo y corporativismo que le había caracterizado en parte hasta el 73. De ahí mi tesis que la clave del éxito chileno está en reformas liberales que se consolidaron fruto de un consenso gracias a la tranformación mental.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: