>
Las 10 CEO más poderosas de América Latina
Del e-mail a las cartas

Andrés Piedragil Gálvez Ciudad de México

No fue una bienvenida con brazos abiertos y sonrisas. Cuando el presidente Felipe Calderón invitó a Purificación Carpinteyro a asumir el cargo de directora general del Servicio Postal Mexicano (Sepomex), los oponentes políticos del mandatario cuestionaron el nombramiento. Y es que, según las leyes mexicanas, el dirigente de una entidad paraestatal debe ser mexicano por nacimiento y no ostentar o aspirar a otra nacionalidad. El problema es que Carpinteyro, nacida en México, poseía las nacionalidades española y brasileña, producto de su extensa carrera de ejecutiva internacional.

El debate no prosperó y desde abril pasado Purificación está al frente de Sepomex. Pero si el entorno político reaccionó al movimiento en Sepomex, en los círculos empresariales, el regreso de Carpinteyro a su país también levantó cejas. Resulta curioso que una ejecutiva con amplia trayectoria en el ámbito corporativo de las telecomunicaciones –que incluye pasos por la española Telefónica, la brasileña Embratel, la estadounidense MCI Worldcom y la mexicana Iusacell– estuviese interesada en una aproblemada organización pública.

Sentada en su nuevo despacho ella dice que la razón es muy simple. “Luego de tanto tiempo dedicada al sector privado y fuera de México [siete años], quería devolverle algo a mi país”, dice. La frase va más allá de un simple cliché, porque Sepomex enfrenta desde hace varios años una pésima situación financiera derivada de la mala administración, un complicado marco regulatorio y una competencia feroz de las nuevas tecnologías y servicios privados paralelos. La reforma que planea la ejecutiva es completa.

De hecho comenta que la que más le gustaría llevar a cabo es cambiar el nombre de la entidad. “Durante más de 400 años [el origen del servicio en México se remonta a 1580] esta institución se llamó Correos de México, pero alguien, probablemente en un arranque de nacionalismo, se le ocurrió que ‘Servicio Postal Mexicano’ era más adecuado”, dice. “Necesitamos revivir la tradición del correo: Sepomex ha perdido credibilidad entre la población y una forma de revertirla es regresar a la esencia del servicio, a la tradición, con lo que Correos de México sería mejor nombre”.

Sin embargo, modificar el nombre de la institución pública es, quizás, uno de los retos menos exigentes en la agenda de Purificación. “(Sepomex) es una institución que ha sufrido de abandono, no estaba dentro de las prioridades de la administración pasada”, dice la ejecutiva, quien se define como una persona que prefiere las ideas que revolucionen a las evoluciones paulatinas. “Hacía falta una gestión profesional, hay necesidades claras en inversión tecnológica, en mejora de los procesos operativos”. En 2006 Sepomex registró pérdidas de US$ 46 millones, sobre ingresos de US$ 230 millones.

Una grave situación que se ha debido enfrentar con el subsidio estatal. No obstante, es la misma ley postal mexicana la que ha conducido a la empresa de correos a atentar contra su salud financiera. Por ejemplo, la correspondencia de los partidos políticos, el poder judicial y el Tribunal Fiscal de la Federación –por ley– es atendida por Sepomex en forma gratuita. En 2006, año electoral, la instancia postal movió más de 35 millones de piezas generadas por los partidos políticos. Al no cobrar este servicio, la paraestatal tuvo que asumir una pérdida de US$ 16 millones, un 35,5% del déficit que se registró en el año.

Asimismo, y aunque la ley le otorga un monopolio sobre cierta clase de envíos (paquetes cuyo peso sea menor a un kilogramo), Sepomex, según sus propias estimaciones, compite con casi 4.000 compañías de mensajería que, ignorando las restricciones que marca la legislación, distribuyen cualquier clase de sobre y paquetería. El correo “paralelo” de México que, a diferencia de la paraestatal, cuenta con infraestructura más moderna y no tiene que lidiar con estructuras burocráticas o sindicatos añejos. “Las deficiencias de Sepomex y la poca claridad de reglas en el ámbito de la mensajería y paquetería han dejado un espacio abierto para que el sector de los servicios de mensajería crezca un 10% anual durante la última década”, dice un ejecutivo de la Asociación Mexicana de Mensajería y Paquetería (AMMPAC), quien pidió no revelar su nombre.

El análisis de la situación actual se traducirá en la concepción e implementación de un plan estratégico de desarrollo, cuyos primeros resultados se notarán hacia finales del segundo semestre de 2007; en particular, durante diciembre, momento en el que se genera un gran volumen de envíos. “La meta es estar operando con niveles de eficiencia equiparables a los del resto del mundo”, dice. Sin embargo, Carpinteyro no estima metas en ingresos; de igual forma, considera que aún es temprano para evaluar a Sepomex en función de estándares internacionales. “Mi objetivo actual no está enfocado en los ingresos”, asegura. Su prioridad, comenta, es eliminar las ineficiencias que existen en la red de distribución de la entidad; la cual está conformada, según cifras de Sepomex, por 36.615 puntos de servicio y 3.018 rutas y circuitos terrestres, y que el año pasado movió 770 millones de piezas. Si logra llevar eficiencia operativa a esa red, dice Carpinteyro, la historia de Sepomex podría asumir un rumbo distinto: recuperar la confianza del ciudadano y las empresas; desarrollar servicios que aprovechen el único sistema de distribución no propietario (como los que usan Bimbo o Coca-Cola para mover sus mercancías) que cubre todo el territorio mexicano; y cubrir el espacio que están explotando los competidores privados de la paraestatal. “La red es tan grande y tan potente, que no tendríamos que preocuparnos por la competencia, la cual tiene mercado porque Sepomex dejó un vacío”, dice.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: