>Decenas de miles de belgas piden la unidad del país y acusan a la clase política de crear odio

Alrededor de 35.000 personas se han manifestado en Bruselas. – Ven en peligro la unidad de Bélgica por tensiones secesionistas agudizadas por la clase política

Decenas de miles de belgas (del orden de 35.000, según la policía) se han manifestado hoy en Bruselas en favor de la unidad del país, que ven en peligro por tensiones secesionistas agudizadas por una clase política volcada en sus propios intereses e interesada en azuzar el conflicto identitario. Si la marcha ha reflejado meridianamente la frustración de cierta parte de la sociedad con sus políticos también ha revelado la creciente fractura entre francófonos del sur y neerlandofónos de Flandes al ser la inmensa mayoría de los manifestantes francófonos. El éxito para los convocantes ha residido en que anteriores manifestaciones a favor de la unidad nacional apenas agruparon a un millar de personas.

Bélgica, un país de 10,5 millones de habitantes, se consume desde los comicios del pasado 10 de junio en una agónica lucha sobre qué hacer con unos resultados electorales que han agudizado las diferencias entre la mayoría flamenca (6,5 millones) y la minoría francófona e impedido hasta ahora la formación de un Gobierno. La votación, además, dio alas a los partidos flamencos que reclaman más poderes para la Administración regional de Flandes, en un programa que los francófonos ven como la máscara que oculta ambiciones separatistas sólo reconocidas por los menos hipócritas.

Cinco meses largos de negociaciones entre partidos flamencos y valones (liberales y democristianos a ambos lados de la raya lingüística) para formar Gobierno siguen sin dar resultado mientras unos y otros han agudizado las tensiones comunitarias hasta el extremo de que la ruptura del país ha dejado de ser un sueño de extremistas para convertirse en un temor de la mayoría silenciosa.

Esta mayoría silenciosa ha sido la convocada hoy a expresar su malestar con el actual estado de cosas y en favor de la unidad del país. Unas 35.000 personas han acudido a la cita, aireada en cierta medida por los medios de comunicación francófonos y prácticamente silenciada por la prensa flamenca.

“Nos habían dicho que sería un fracaso, que no habría ningún neerlandófono. Un periódico neerlandófono dijo que sólo acudirían un centenar de flamencos y que no serían auténticos flamencos. Pero han venido y ahí están los verdaderos flamencos”, dijo desde el podio, al final de la marcha, una exultante Marie-Claire Houard, modesta mujer de Lieja que en verano concibió la idea de lanzar una petición popular a favor da la unidad nacional que ha culminado con la marcha de hoy.

Unas 140.000 personas de toda Bélgica han suscrito una petición que comienza: “Nosotros, belgas de nacimiento, de corazón o de adopción pedimos a los políticos que respeten nuestro país y su unidad…”. El documento con sus firmas ha sido entregado hoy por la tarde en el Parlamento en un desesperado intento de conmover a una clase política convertida en la diana de todos los dardos de la marcha de la unidad.

“No sé lo que pasará a partir de ahora, pero hay que ser optimista”, decía, una vez concluida la manifestación, Katie, quien con su hermana y sus respectivos maridos portaban una pancarta en flamenco con la consigna nacional: “La Unión hace la Fuerza”. El texto había sido modificado ligeramente para que la palabra Fuerza (Maacht) dejara lugar a Zaacht (Dulzura).

Como había aventurado la prensa flamenca, en la marcha había muy pocos flamencos aunque hubiera numerosas pancartas en neerlandés junto a otras bilingües. Jeroen, un estudiante de la universidad de Amberes (Flandes), quien con otros compañeros estaban haciendo en un estudio estadístico de la participación de los flamencos en la manifestación, ha confirmado que casi todos los presentes eran francófonos. No quiso revelar lo que se decía en su universidad sobre el debate político nacional.

Pero las hermanas Katie y An, con raíces en la flamenca Gante y hoy residentes en Bruselas, aseguraban que el calvario identitario que está atravesando Bélgica “es un conflicto de los políticos, que acaban por provocar el odio”. Por eso han acudido a la manifestación, “porque es importante mostrar que la gente no quiere enfrentamientos, que son sólo los políticos los interesados en echar leña al fuego”. Sin mucha fe, An ha dicho esperar “que la manifestación haga reflexionar a los políticos y les ayude a encontrar la razón”.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: