>

LA VISIBLE MANO DEL FED (PRIMERA PARTE)

Ricardo Valenzuela.

Durante años hemos afirmado la importancia de los sistemas monetarios y el papel que estarán jugando en la economía mundial en este nuevo milenio. En estos momentos, estamos atestiguando lo que los expertos llaman un derretimiento de los sistemas financieros internacionales, de las bolsas de valores, y particularmente de las economías de ciertos países que no han logrado poner su casa en orden a través de políticas monetarias que les ayuden en su transformación y, sobretodo, su inhabilidad para llevar los cambios requeridos hasta sus ultimas consecuencias.

La crisis financiera que ataca a gran parte del globo, puede ser atribuida a multitud de factores, entre ellos el favorito; capitalismo estatal, capitalismo medieval, capitalismo selectivo, los emisarios del pasado dirán; El Neoliberalismo. Sin embargo, esas explicaciones no llegan a la verdadera raíz del problema. El derretimiento mundial ha sido provocado básicamente por defectos estructurales del sistema monetario internacional. Estos defectos no pueden ser resueltos con los controles de cambios, el FMI, los rescates financieros, y aun ni siquiera con la “disciplina fiscal de los EU.”

Desde que los EU abandonaron lo que quedaba del patrón oro bajo el liderazgo de Nixon a principios de los 70s, el mercado internacional de divisas se convirtió en el casino más grande del mundo. Este mercado representa 3 Trillones de dólares diarios de los cuales, 20% es comercio internacional y 80% es especulación. Es además un mercado totalmente irregulado y en el cual participan verdaderos profesionales de las apuestas. La tercera guerra mundial no será un enfrentamiento nuclear, será una guerra económica, las armas serán las monedas de los países, es a muerte y ya se ha iniciado.

La ridícula inflación de Indonesia hace diez años, ilustra de una forma dramática la dimensión de las políticas monetarias. Del verano de 1997 a la primera parte de 1998, la rupia perdió el 75% de su poder de compra y los precios domésticos de los productos básicos se dispararon a la estratosfera. El arroz aumentó 36%, aceite de comer 40%, la leche 50%, la electricidad 200%. Esto provocó el saqueo de comercios, la estampida de inversionistas, el colapso del sistema bancario, despedidas masivas, violencia en las calles, aumento ridículo de los intereses, el desplome de los valores bursátiles y de los bienes raíces.

El régimen de Suharto decretó un congelamiento de precios para productos básicos, un aumento de salarios, mandó las tropas a las calles, y propuso una moratoria de la deuda. El FMI forzó a Indonesia a llevar a cabo un aumento de impuestos para balancear el presupuesto, adoptar cierta legislación bancaria y así llevar a deuda externa unos 45,000 millones de dólares de préstamos bancarios insolventes. Sin embargo, esta sabia estrategia de Suharto-FMI solo agravó el problema provocando un corto circuito con las fuerzas del mercado. En estos momentos, podemos hacer un análisis similar de lo que sucedió en Rusia y las políticas de Yelsin-FMI, en México Zedillo-FMI, ahí están los resultados.

Si esta estrategia no ayudó a Indonesia, ni a Rusia o México años después, ¿cual es entonces su objetivo? Simple, ha sido designada para establecer el sistema de reserva-dolar tan conveniente para los intereses de los EU. Los bancos y empresas americanas siempre reciben gran ayuda en sus posibles pérdidas de sus inversiones en tales países con esta estrategia. Pero más importante, el FMI es parte del plan para mantener la hegemonía económica y monetaria de los EU a nivel mundial, asegurando que el saqueo que provoca la inflación permanezca lejos de las costas americanas.

El fondo de la reserva federal se embarcó en una expansión masiva monetaria y de crédito en el “boom global” de los 90s. De finales de 1990 a finales de 1998, el FED usó el sistema de su comité de mercado abierto para incrementar la base monetaria, que es el efectivo más las reservas bancarias, en un 75%. Sólo el efectivo se incrementó en un 70%. Este es un estilo clásico Keynesiano que supuestamente los EU ya había rechazado (especialmente con un Presidente del FED que en su juventud se identificó como libertario y hoy es el gran crítico), a no ser que se tenga una demanda asegurada para esa oferta.

Sólo el aumento correspondiente de la demanda de dinero podría haber neutralizado la inflación una vez que este mecanismo se ha puesto en marcha. Pero los porcentajes de crecimiento de la economía americana—que no han sido históricamente altos—han sido insuficientes para absorber esta oferta de dinero y producir la inflación tan baja experimentada por el país en estos años. La gran demanda por ese dinero inflacionario, ha llegado de todos los rincones del mundo al mismo tiempo que los EU han forzado el establecimiento del dólar como la reserva mundial.

Este nuevo sistema de dólar reserva en la economía mundial, es la resurrección del sistema de Bretton Woods pero sin el oro como respaldo. Bajo el sistema de Bretton Woods, respaldado con oro, todas las monedas del mundo tenían un tipo de cambio fijo con el dólar, y los gobiernos podían redimir sus dólares en la Tesorería de los EU al tipo de $35 dólares la onza de oro. Este acuerdo forzaba una coordinación monetaria, crediticia e inflacionaria entre los países miembros a un tipo determinado por el Fondo de la Reserva Federal. Cualquier intento de parte de algún miembro para incrementar su base monetaria provocando presiones inflacionarias, era castigado con devaluación e inflación y obviamente todos los problemas correspondientes como los sufridos por México en el 95, 96 etc. Solamente la amenaza de tal castigo era suficiente para que cualquier nación tratando de expandir su base monetaria, lo meditara profundamente y luego se arrepintiera para dócilmente regresar al carril.

La base fundamental del sistema de Breton Woods, era el acuerdo de mantener un tipo de cambio fijo par redimir el dólar con oro. El FED rompió esa liga acelerando la base monetaria en los 60s y de esa forma poder financiar los horripilantes gastos de The Great Society y la guerra de Viet Nam durante esos años. De 1960 a 1964, el FED incrementó la base monetaria en un 3% al año, pero de 1965 a 1970, el Banco Central duplicó esa producción de dinero inflacionario a un casi 10% anual. El porcentaje de inflación en el mismo periodo se incrementó de un 1.3% al inicio a un 7% al final del mismo.

Los gobiernos extranjeros al darse cuenta de que, con esa política inflacionaria el poder de compra del dólar se estaba reduciendo agresivamente y sería prácticamente imposible el sostener el tipo de cambio fijo entre el dólar y oro, de inmediato iniciaron la conversión de us dólares en oro presentándose en la tesorería de los EU, las reservas de oro iniciaron un peligroso declive. Finalmente Nixon decidió abandonar la liga del dolar-oro en 1971, la moneda americana inició así su flotación en los mercados internacionales. Los gobiernos del mundo iniciaron una desbandada para deshacerse de sus dólares “inservibles.”

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: