>Bolivia se hunde en el campo de las tiranías

O sea, que primero se nacionalizan los hidrocarburos pegándole así una patada a las multinacionales del sector para, renglón seguido, hacer negocios con “democracias” como la venezolana o la iraní. Desde luego, todo un amante de la libertad.

Comienza la XVII Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile cuando, hace apenas unas horas, un reconocido medio de prensa escrita español publicaba una preocupante entrevista realizada al señor Evo Morales, el Presidente indígena de la caótica Bolivia. Caótica y en puertas de una Guerra Civil.

A lo largo de toda la entrevista don Evo no cesa en la enumeración de disparates tales como:

Uno, “mi gran deseo como dirigente sindical era fortalecer la lucha antiimperialista, reuniendo en un evento internacional a grandes líderes presidentes como Fidel Castro, Chávez, Lula o Kirchner, con los movimientos sociales. Después, pensé en una alianza entre Sudamérica y Oriente Medio”.

Todos ustedes saben lo que se cuece en Oriente y no digamos lo ya cocido en Cuba o Venezuela. Sin duda países que simbolizan la palabra libertad. Esa libertad de todo para el pueblo pero sin el pueblo.

Dos, cuando es preguntado por la falta de inversiones y por las multinacionales pide “públicamente que no se venguen con Evo Morales, porque tomamos la decisión de nacionalizar nuestros hidrocarburos y recursos naturales. Es un derecho nuestro. Pero también estamos planteándonos un plan B. Habrá inversiones extranjeras, como los casos de Irán y Venezuela, y no nos vamos a quedar ahí”.

O sea, que primero se nacionalizan los hidrocarburos pegándole así una patada a las multinacionales del sector para, renglón seguido, hacer negocios con “democracias” como la venezolana o la iraní. Desde luego, todo un amante de la libertad.

Tres, cuando se le advierte de las medidas que puede tomar EE UU en caso de que prosperen los multimillonarios negocios entre Bolivia e Irán, Evo amenaza con que “Si el imperio se mete en Latinoamérica, Latinoamérica será el segundo Vietnam”.

Así podríamos seguir con innumerables barbaridades pero conviene detenernos en la última mencionada.

La República Islámica de Irán es en la actualidad, y sobre todo para Occidente, el enemigo público número uno. Tanto los EE UU como Europa siguen muy de cerca los pasos de su presidente, Mahmud Ahmadineyad.

Por todos es conocido su firme propósito de hacer “borrar del mapa” al Estado de Israel, una democracia parlamentaria que ocupa el puesto número 23, de 177 países, en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU. Un índice que mide tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. Lo que la sitúa en el puesto más alto de todo Oriente Medio y en el tercero de toda Asia.

Por todos es conocido, también, la carrera armamentística nuclear iraní. Una obsesión del Presidente de Irán que pone en peligro la paz y seguridad de las democracias occidentales y, por tanto, la paz mundial. El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres (IISS) ya alertaba en el 2005 de que el desarrollo de una bomba atómica en Irán llevaría a sus países vecinos a adquirir armas nucleares.

Como ven, que Evo Morales, animado por los presidentes de Venezuela y Cuba, pretenda realizar negocios con Irán no es una buena noticia para la estabilidad en Iberoamérica. Supone, más bien, todo un desafío para EE UU y Europa que, sin miedo, deben hacer frente al envite juntos, de la mano.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: