>

La reacción de la Fed ante la crisis del crédito revela el ‘estilo Bernanke’

WASHINGTON—La tarde del jueves 9 de agosto, mientras el pánico entre los inversionistas disparaba las tasas de interés de corto plazo en Europa y Estados Unidos, la oficina del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, se convirtió en un centro de mando. Sus asesores más cercanos estaban sentados en sillas de cuero en torno a una mesa de centro y otros funcionarios del banco central estaban al teléfono desde sus ahora canceladas vacaciones.

Entre los presentes estaban Bernanke; un ex banquero de inversión de 37 años; un funcionario que ya llevaba casi cuatro décadas en la Fed y que ha participado en casi todas las decisiones importantes del banco central en los últimos 20 años, y un ex funcionario de la secretaría del Tesoro bajo el gobierno de Bill Clinton. En los días siguientes, éstos y otros funcionarios determinarían la reacción de EE.UU. ante una inminente crisis financiera. Ellos también contribuirían a definir el estilo de Bernanke, que encaraba su primera prueba de fuego desde que sustituyera a Alan Greenspan en febrero de 2006 al mando de la Fed.

Bernanke los forzó a proveer toda la información disponible sobre los sucesos del día. ¿Qué sabemos?, preguntó. ¿Qué tenemos que aprender? ¿Cuáles son nuestras opciones?

Las raíces de esta crisis eran evidentes desde hace meses. Un número cada vez mayor de deudores hipotecarios de alto riesgo, o subprime, estaba atrasado en sus pagos. Los fondos de cobertura y otras instituciones habían comprado valores complejos respaldados por esas hipotecas, lo que arrojaba dudas acerca de su liquidez. Esa mañana quedó claro que los bancos europeos tenían más dinero comprometido en esos instrumentos de lo que se había pensado. Eso provocó una búsqueda frenética por conseguir efectivo y una actitud reacia a prestar por parte de algunos bancos que cruzó el Atlántico.

La reunión del 9 de agosto fue el inicio de varias semanas de intercambio de ideas sobre las maneras prácticas y legales que podría utilizar la Fed para restaurar la normalidad en los mercados de crédito. En esas semanas, un gobernador de la Fed pasó horas al teléfono interrogando a sus contactos en Wall Street. Otro funcionario ayudó a orquestar un pacto entre el gigantesco prestamista de hipotecas Countrywide Financial Corp. y un banco.

La manera en que Bernanke manejó la situación de agosto y su nivel de preparación ofrecen la demostración más palpable de cómo difiere de su antecesor. Aunque es introvertido al igual que Greenspan, Bernanke ha cultivado un proceso más abierto y de colaboración. A Bernanke le gusta exponer todos los aspectos de un debate y obliga a los participantes a poner a prueba sus supuestos. También es más creativo a la hora de encontrar maneras de estabilizar el sistema financiero y no sólo se limita a usar el arma del recorte de las tasas de interés que Greenspan desplegaba con mayor facilidad. “Es más como un seminario de economía en el que se intercambian ideas y se piensa en voz alta”, dice Vincent Reinhart, asesor de Greenspan y de Bernanke antes de dejar la Fed en septiembre.

Sólo el tiempo dirá si Bernanke tomó las decisiones correctas. Hoy, el presidente de la Fed encara otra decisión delicada: ¿debe recortar las tasas de interés por segunda vez desde que comenzó la crisis del crédito? Los mercados apuestan a una reducción de un cuarto de punto.

Bernanke, en todo caso, ha despejado algunas dudas sobre su capacidad para manejar una crisis. “Me preocupaba que su fortaleza académica no le diera la sabiduría de mercado necesaria”, dice Stephen Roach, presidente para Asia de Morgan Stanley. “Su desempeño ha aliviado mis temores”.

Mientras los mer ados se deterioraban, a comienzos de agosto, Bernanke canceló sus vacaciones y comenzó a trabajar a las 7 de la mañana, quedándose 12 horas o más.

Bernanke lleva toda su vida preparándose para este tipo de crisis. En 1979 recibió su doctorado en economía del Massachusetts Institute of Technology y pasó los siguientes 23 años en el mundo académico, principalmente en la Universidad de Princeton. Durante gran parte de esos años, se dedicó a estudiar cómo interactúan el sistema financiero y la economía real, en especial durante la Gran Depresión de los años 30.

Cuando asumió la presidencia de la Fed, Bernanke se sentía cómodo con su dominio de las políticas económicas y monetarias. Sin embargo, era un novato a la hora de obtener contactos en Washington y Wall Street. Pidió ayuda a Timothy Geithner, el presidente de la Fed de Nueva York. Geithner, de 46 años, organizó desayunos y almuerzos entre Bernanke y personajes como el ejecutivo de Citigroup y ex secretario del Tesoro Robert Rubin. Estos y otros contactos le sirvieron durante la crisis para tomarle el pulso de Wall Street.

[berna]

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: